Afrontar el COVID-19

Afrontar el COVID-19

El autor comenta en este artículo cinco retos en distintos ámbitos que trae consigo la crisis del coronavirus en todo el mundo.

La crisis de COVID-19 nos afecta a todos. Es una crisis económica y sanitaria. Este COVID-19 ha hecho patentes las carencias organizativas del Gobierno, especialmente en el área de Salud. No hay respiradores y los hospitales han colapsado (tanto públicos como privados). Centrándose tanto en el aumento de los efectivos militares y en el desarrollo del turismo, no se priorizaron las necesidades sanitarias y sociales de las personas. Como dijo el Cardenal Chito Tagle, «ahora nos damos cuenta de que no tenemos suficientes mascarillas, pero hay más que suficientes balas». Verdadero. «Entre las vidas perdidas y los dólares ganados… ¡necesitamos salvar vidas!», dijo el gobernador Andrew Cuomo de Nueva York en una de sus comparecencias informativas.

La PROTECCIÓN Y ATENCIÓN DE LA VIDA es muy importante en este período de la crisis de COVID, y después de este período. Todavía no sabemos cuándo este COVID-19 será eliminado por una vacuna, y cuánto tiempo deberemos estar hasta recuperar de nuevo nuestra vida normal. Y esto nos afecta a todos, dondequiera que estés, rico o pobre, cualquiera.

Traté de trazar un esbozo de ideas del COVID-19. Estas son sugerencias, de las miles de ideas que surgen durante estas semanas. No soy un experto en nada, sino un simple observador de la vida. Cuando pase todo esto me podrán decir si me equivoco…

Primero. Esto es un desafío para cualquier FAMILIA. El confinamiento o la cuarentena nos está enseñando muchas cosas, sobre todo en lo relativo a nuestra calidad de vida. Ya deberíamos estar pensando en nuestras principales preocupaciones. La comida, ¿podremos mantenerla en los próximos meses? ¿Quedará la ayuda y el apoyo de nuestro gobierno? Trabajo o empleo, ¿nuestra empresa seguirá proporcionando nuestro salario o asegurará solamente la continuidad de la empresa? La educación de los niños, ¿cómo continuarán nuestros hijos con sus estudios y está educativamente productivo el encierro? Esta crisis da una animada presencia familiar en el hogar; una oportunidad en sí misma para apreciar el amor familiar y los retos a los que debe enfrentarse.

Segundo. Esto es un desafío para las ESCUELAS y el sector educativo (tanto privado como público). Seguramente, más importante que el impacto económico, esta crisis tendrá un impacto educativo en la formación de nuestros jóvenes. El imperativo moral de las escuelas en esta situación ha sido facilitar el aprendizaje incluso en tiempos de crisis, aunque veremos si esta situación afecta a la educación de los jóvenes.

Muchas escuelas (si no todas) han sido sorprendidas por el coronavirus sin estar preparadas, sólo para descubrir lo importante que es el aprendizaje en línea. Durante muchos años, muchas escuelas se han resistido al aprendizaje en línea, insistiendo en la importancia del modelo tradicional de enseñanza; e incluso algunos administradores, profesores o maestros no aprecian tanto el aprendizaje en línea como herramienta eficaz de educación. Este COVID-19 ha lanzado un desafío a nuestras instituciones de enseñanza para infundir una plataforma en línea efectiva; una nueva forma de pensar más allá del aula.

COVID-19 tendrá seguramente un impacto económico/financiero desastroso, especialmente en las instituciones privadas. Empiecen a preguntarse y a proyectar la cuestión del cierre durante meses, y cuánto tiempo terminará este COVID-19… Seis meses, un año o más… Los expertos no están seguros de cuándo. Por lo tanto, las escuelas deben empezar ya a formar a los profesores en línea; y comenzar a invertir en herramientas, equipos o aplicaciones en línea (aplicaciones, por ejemplo) para poder facilitar una mejor experiencia de aprendizaje durante la crisis (e incluso más allá). Debido al impacto económico, todavía no podemos proyectar las futuras cifras de matriculación, es necesario planificar para una mejor proyección de la crisis. No hay que olvidar tampoco la cuestión de la sostenibilidad salarial y financiera de los profesores, maestros y personal de la escuela. Hay que estudiar la entrada y salida de la circular situación económica de la institución.

Tercero. Esta crisis está afectando también a las comunidades de la Iglesia (Parroquias, Diócesis, Congregaciones). Pero las Iglesias en estos días se han organizado bien para proveer un sistema de apoyo (tanto espiritual como social) durante esta crisis. Han maximizado los medios de comunicación social (desde la parroquia de barrio hasta el Vaticano) para las celebraciones litúrgicas. También es necesario que las comunidades eclesiásticas planifiquen de manera sostenible para ser una iglesia relevante. La evangelización en línea debe continuar y mejorar de forma creativa; y también hacer que las celebraciones litúrgicas y el acompañamiento espiritual estén al alcance de todas las comunidades (y que incluyan a otros creyentes). La asistencia social a las comunidades es la marca de la fe integral, demostrada por la dedicación de los líderes y las organizaciones religiosas; los creyentes también deben apoyar el sustento y la existencia de las comunidades religiosas.

Cuarto. Esto tiene un impacto mortal para las EMPRESAS, el efecto dominó económico de la COVID-19 es realmente perjudicial. Es necesario reestructurar y crear un mejor plan para sostener la empresa y asegurar la asistencia necesaria a los empleados o trabajadores, además de tratar de aprovechar cualquier ayuda financiera de los bancos o la asistencia del gobierno.

Quinto. Esto también es un desafío para las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y las Organizaciones Populares. El sector más consciente del impacto agonizante de esta crisis, es la ONG. Y sin embargo, tienen que establecer estrategias de acción y concentrar los programas en la salud y la recuperación económica, especialmente de las comunidades pobres durante la duración y las secuelas de la crisis.

En todo esto, nunca debemos olvidar a los pobres.

Jaazeal Jakosalem OAR