La migración y San Agustín: ¿cómo trataba a los extranjeros?

El agustino recoleto Enrique Eguiarte expuso algunos ejemplos del trato de San Agustín con los migrantes en el XI Congreso Internacional de Estudios Agustinianos de la Uniagustiniana.

Como cada año, la Uniagustiniana de Bogotá ha vuelto a reunir a expertos y pensadores para trata la figura de San Agustín en el XI Congreso Internacional de Estudios Agustinianos, este año bajo el título ‘Cuidar de sí y de los otros en tiempos de pandemia’. Tras once años, las jornadas de estudios y reflexión sobre el obispo de Hipona tratan en esta ocasión la problemática de las migraciones, un tema de actualidad que a San Agustín le tocó vivir en primera persona. Él fue el migrante -viajó de Cartago a Roma- y trató con muchos de ellos en Hipona.

Sobre este asunto reflexionó el agustino recoleto Enrique Eguiarte, historiador y agustinólogo una de las ponencias del Congreso. Como años anteriores, el religioso compartió con los asistentes sus conocimientos, si bien este año lo hizo de forma virtual desde Roma. Para evitar el contagio de la pandemia, todas las conferencias del Congreso se llevarán a cabo a través de videoconferencia.

Eguiarte realizó una reflexión general previa a su ponencia en la que comentó el contexto concreto de San Agustín. “La migración -dijo- es un asunto de gran actualidad”. Este comentario lo dijo ya que, según los expertos, en ninguna otra época se había visto otro grupo de personas en movimiento. “La época de San Agustín se parece mucho al momento que vivimos”, explicó Enrique, en referencia al asunto migratorio.

El historiador agustino recoleto comentó la situación del Imperio Romano en tiempos del Padre y Doctor de la Iglesia. Alarico estaba cerca de tomar la ciudad de Roma, por lo que muchas personas emigraron al norte de África para encontrar un lugar seguro. En este sentido, Hipona se vio sobresaltada por el crecimiento de la población y posteriormente por los ataques que cercaron la ciudad. “Creemos que murió San Agustín murió tranquilo, pero murió en una ciudad asediada y cercada por los vándalos”, indicó.

Eguiarte diferenció tres tipos de emigrantes que, según las obras de San Agustín, llegaron a la ciudad y pidieron su auxilo: los migrantes dentro del imperio Romano buscando asilo como refugiados; los que cambian de ciudad dentro del Imperio que emigran por pobreza; y los que huyen de Roma por terror ante la barbaridad de los Alarico.

El agustinólogo expuso varios ejemplos de migrantes que acudieron pidiendo ayuda a San Agustín. Especialmente significativo fue el caso de Fascio, quien huía por las deudas contraídas. San Agustín le prestó dinero, aunque no le fue devuelto. Por ello, tuvo que realizar una colecta para que la gente le ayudara, pues había sido estafado. “Este caso pone de manifiesto la realidad de los refugiados y la bondad del corazón de San Agustín”, opinó Eguiarte.

Asimismo, el agustino recoleto fue preguntado por el hecho de que los migrantes no fueran cristianos. En este sentido, Enrique Eguiarte indicó que San Agustín acogía a todos desde la perspectiva de la humanidad, “pero les hacía saber por qué hacía lo que hacía: en nombre de Cristo”.

XI Congreso Internacional de Estudios Agustinianos de la Uniagustiniana tratará, además de este, asuntos como la verdad y la mentira; acoger en tiempos de confinamiento; el pensamiento agustiniano en un mundo en crisis y la obra agustinianen un escenario post-pandemia. Para ello contará con ponentes como los profesores Pamela Chávez, Maximiliano Prada o Vicente Valenzuela. Todas las ponencias se podrán seguir en directo por YouTube.