Encontrar a Dios en el enfermo: el trabajo de Michael Stechmann

El religioso aporta la visión católica al trabajo de QueensCare Foundation, una institución que atiende varios hospitales y centros médicos en Los Angeles (Estados Unidos).

El día a día del agustino recoleto Michael Stechmann es algo diferente al de cualquier otro religioso. Su labor, además de atender las necesidades de los fieles de la parroquia Cristo Rey de Los Angeles (Estados Unidos), está cercana a la salud y la enfermedad de miles de personas. Desde 2014 trabaja en la junta directiva de QueensCare Foundation, una institución católica formada por médicos laicos en la que Michael aporta una visión de fe. La Fundación atiende cuatro clínicas de atención primaria y cuenta con múltiples programas médicos, siempre desde una perspectiva católica que el religioso agustino recoleto trata de mantener.

En 2012, Michael Stechmann comenzó a celebrar la misa algunos días de la semana en Hollywood Presbyterian Medical Center, uno de los hospitales católicos de California. “Las misas eran principalmente para los médicos, enfermeras y empleados del hospital, y se retransmitían por televisión a los pacientes”, recuerda. Fue así como empezó a acercar la fe a los enfermos. La actual QueensCare Foundation surgió de la fusión de este hospital con otras dos instituciones católicas y seculares.

“Debido a mi participación en el hospital, fui invitado a formar parte de la junta directiva como una presencia católica”, indica Stechmann. Su cometido es ante todo mantener la esencia católica de la institución y vigilar que los valores de fe no desaparecieran del trabajo cotidiano en hospitales y clínicas. Actualmente se siguen administrando los sacramentos, se acompaña a las familias en el duelo y se atiende a los doctores y enfermeras que, por su carga de trabajo, no pueden recibir los sacramentos. El religioso coordina el servicio pastoral en los centros médicos y el departamento de solidaridad (Charitable Division, en inglés), que trata de canalizar las donaciones de particulares y empresas.

Además, desde su papel en la junta directiva, Michael Stechmann orienta desde la fe en conflictos éticos de la medicina y la fe. “A menudo se me ha pedido -dice- que ofrezca aclaraciones sobre cuestiones éticas que puedan surgir y que dé voz a las enseñanzas de la Iglesia sobre la prevención y el tratamiento en situaciones particulares”. Recientemente ha estado involucrado en las cuestiones éticas relativas a la investigación y producción de las vacunas contra el COVID-19.

Precisamente la pandemia ha obligado a reforzar el trabajo que venía haciendo QueensCare Foundation. Se han aumentado los servicios y puesto a disposición instalaciones para la lucha contra el coronavirus. Concretamente, se ha utilizado la clínica dental móvil que viajaba a 11 escuelas del Estado de California.

El trabajo de Stechmann está ayudando a que, en esta institución, la medicina vaya de la mano de la fe. Su labor ha sido reconocida, entre otras por el arzobispo de Los Angeles, Mons. José Gómez. En una carta de agradecimiento, el prelado ensalzó los nuevos años que asistió en los hospitales locales y su servicio en la junta directiva de QueensCare Foundation, especialmente ante la pandemia.

Michael Stechmann seguirá trabajando en 950 S Grand Ave para que Dios siga entrando cada día en las habitaciones de los hospitales y los profesionales médicos encuentren a Dios en el enfermo.

Michael Stechmann y la Hermana Ruth del Consejo de la Fundación, en una reunión con Xavier Becerra, Fiscal General del Estado de California.