Freddy Humberto Daza, «sacerdote para siempre»

El religioso fue ordenado sacerdote en su tierra natal, Caracas, acompañado de su familia y los hermanos agustinos recoletos.

La Orden de Agustinos Recoletos cuenta desde el 30 de enero con un nuevo sacerdote. El agustino recoleto Freddy Humberto Daza Amaya, de origen venezolano, recibió la ordenación sacerdotal en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Guadalupe, en Caracas. En una celebración muy cálida, sencilla, recoleta y llena de Dios, el religioso fue ordenado de manos del hermano general de la Orden, el Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas.

Además del Cardenal, la celebración contó también con la presencia de religiosos y religiosas agustinos recoletos, miembros de las FSAR, JAR y Madres Mónica. Los padres del religioso, amigos y conocidos, que habían viajado desde Táchira y de Caracas, también acompañaron a Freddy Humberto. El número de participantes fue limitado por causa de las medidas de prevención contra el coronavirus. Las hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús se encargaron de los cantos, y los seminaristas que estaban en Caracas sirvieron en el altar y en todo el rito de la ordenación.

En todo momento se vivió la cercana presencia del Señor al llamar al nuevo sacerdote. En la celebración se recordaron las palabras del salmista: «Tu eres sacerdote para siempre, mediador entre Dios y los hombres». Freddy agradeció la presencia en el templo y a los que estaban conectados en las redes sociales de la Vicaría y de la Arquidiocesis de Caracas. Al día siguiente, 31 de enero, el nuevo sacerdote presidió su primera misa solemne, en la iglesia San Agustín, de los Agustinos Recoletos en Caracas, residencia habitual de Freddy Humberto Daza.