Títeres que divierten, enseñan y evangelizan

La parroquia San Nicolás de Tolentino de Guatemala ha creado una divertida iniciativa para evangelizar a los niños mediante títeres.

Nico y Sofi son dos hermanos, nuevos en la ciudad. Son dos niños normales: juegan a los videojuegos, comen dulces… Y, como todos los niños, tienen amigos. El más importante es Paco, que les acompaña a todas partes y juega con ellos, incluso con su perro Tino. Acuden juntos a la Iglesia y aprenden la Palabra de Dios. Solo hay una particularidad: los tres niños y el perro son títeres.

La divertida iniciativa nació en la parroquia San Nicolás de Tolentino, de los Agustinos Recoletos, en Guatemala. Los tres amigos se han convertido en el recurso más eficaz para evangelizar a los más pequeños en tiempos de COVID-19. Dos días en semana, las marionetas publican un vídeo, de entre seis y diez minutos, a YouTube en el que charlan y se divierten, siempre con un trasfondo católico y agustino recoleto. El objetivo es el de seguir educando y evangelizando a los niños, incluso ahora que no pueden acudir a la Iglesia. Cada semana, todos los miembros del equipo trabajan en la realización del guión.

La comunicación con los muchachos se cortó cuando Guatemala quedó confinada para combatir el coronavirus. Si bien fue sencillo organizar encuentros online con adultos y jóvenes, con los pequeños no era tan sencillo, pues no tiene acceso a dispositivos móviles y a las plataformas virtuales. «Surge la preocupación por la evangelización de los niños», indica el agustino recoleto Ángel Jahir Córdoba, uno de los promotores de esta iniciativa. Así surgió la idea de los títeres, que tratarían de transmitir la Palabra de Dios de cada domingo y algunos de los valores cristianos de forma sencilla y breve. Incluso interactúan con su catequista o el mismo religioso agustino recoleto.

Como niños para niños

Cada semana se realiza un guión sobre temáticas diferentes: una enseñanza concreta sobre la liturgia del domingo, valores de fe, cuestiones relevantes de la doctrina de la Iglesia o aspectos significativos del carisma agustino recoleto. Incluso se tiene en cuenta el amor por la creación. Por eso, los pequeños títeres tienen una mascota -un perro- que cuidan y miman. En sus vídeos han hablado ya de la confianza, la sinceridad, así como del Bautismo del Señor, de la Sagrada Familia o de Abraham, entre otras muchas cosas.

El religioso explica orgulloso el proyecto que llevan a cabo en la parroquia: «Hemos conseguido crear un espacio de evangelización con la metodología de los niños». No obstante, Ángel Jahir asegura que los padres son los auténticos fans de las historietas infantiles de Nico, Sofi y Paco. Detrás de los personajes están Daniel Vásquez (Paco), Sofía Oliva (Nico), Ana Lucía de Girón (Sofi), María Teresa Luz (Catequista) y Eduardo Romeo Estévez (perro Tino). El primero de estos es postulante agustino recoleto; el resto están vinculados a la parroquia de una u otra forma.

Asimismo, a través de los títeres, la parroquia motiva la animación vocacional y la identidad agustina recoleta. «Queremos enfatizar la cercanía de los religiosos y los niños», dice Ángel Jahir. En uno de los vídeos, uno de los muñecos dijo que quería ser agustino recoleto. El deseo de sus organizadores es perpetuar esta iniciativa en el tiempo. Quizás podamos ver cómo uno de los títeres llega a ser religioso.