Óyenos, Madre: Himno a la Virgen de la Consolación

El agustino recoleto José Manuel González Durán ha puesto música, dentro de la colección ‘Todo en Dios’, al himno de vísperas de la festividad de la Madre de la Recolección.

“Óyenos, Madre” es el título de la canción dedicada a la Virgen de la Consolación, compuesta por el cantautor agustino recoleto José Manuel González Durán. El religioso ha puesto música al himno de vísperas que se dedica a la Madre de la Recolección en su día -4 de septiembre- en la liturgia agustiniana de las horas. La canción es el sexto tema de la colección ‘Todo en Dios’, que recoge canciones e himnos dedicados a los santos, devociones marianas y festividades de la familia agustiniana.

Todas las composiciones han sido compuestas por José Manuel González Durán, con el arreglo musical de Andrés Tejero. El proyecto “Todo en Dios” es una iniciativa conjunta de la Oficina de Comunicación y el Secretariado General de Espiritualidad y Formación de la Orden de Agustinos Recoletos.

Oyénos, Madre

por José Manuel González Durán OAR | Todo en Dios

Descarga la partitura en PDF

Óyenos, Madre,
que a ti clamamos,
y a ti venimos
y suspiramos,
y te ofrecemos
cantos de amor
los que buscamos
en tu ternura
luz y esperanza,
vida y dulzura,
y somos hijos de tu dolor.

Con mil halagos traidores
el mundo nos presta flores
para alfombrar nuestra vida;
mas en su aroma y colores
llevan la muerte escondida.

Oh, Madre, ya que ofrecida
nos fuiste por Dios, queremos
a ti como única flor;
flor donde siempre hallaremos
vida, si nos falta vida,
y amor si nos falta amor.

Gloria te canten los cielos
con sus ángeles y santos
y a tan magníficos cantos
únanse los de la tierra.

Gloria a ti,
sol de consuelos,
que en sus luces vida encierra;
gloria a ti, mártir sublime,
cuyo llanto fue oración
que aún perdura,
que aún redime,
que aún por los ingratos gime
con quejas del corazón.
Amen Amén.