«Nadar contracorriente y ser feliz» siendo agustino recoleto

Sidney Pereira realizó la profesión solemne como agustino recoleto diciendo un sí decidido a seguir a Cristo.

Acompañado de religiosos y de su propia familia, el brasileño Sidney Pereira realizó el pasado sábado 18 de septiembre la profesión solemne en Cachoeiro de Itapemirim (Est. Espírito Santo, Brasil). El religioso respondió con un sí decidido a la llamada de Dios para ser agustino recoleto. En la Parroquia de Nossa Senhora da Consolação, y siguiendo el ritual marcado, el joven pasó a ser agustino recoleto para toda la vida.

El Prior Provincial de la Provincia Santo Tomás de Villanueva, Miguel Ángel Hernández Domínguez, presidió la eucaristía y recibió los votos religiosos de Sidney. Como indica el rito, durante la profesión solemne se produjo el interrogatorio, la letanía de los santos, la fórmula de la profesión y la bendición solemne del profeso. Posteriormente, los religiosos agustinos recoletos abrazaron al religioso.

En su homilía, Miguel Ángel Hernández alabó la valentía de Sidney para ser agustino recoleto pese a las circunstancias de la sociedad. «En un mundo que predica las facilidades de la autosuficiencia, el sexo y los placeres, en una sociedad donde tener es más que ser, un joven de la ciudad de Cachoeiro de Itapemirim, al sur del estado de Espírito Santo, escuchando la petición del Papa Francisco, nada en contra de esta corriente y afirma que es posible ser feliz, ser libre, siguiendo las huellas de nuestro Padre San Agustín y viviendo los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia».

Sidney Pereira nació en Cachoeiro de Itapemirim, se formó en Franca, donde estudió Filosofía; Colombia, donde realizó el noviciado y São Paulo, donde estudió Teología. Actualmente reside y colabora en el trabajo pastoral en la Parroquia de São José de Ribeirão Preto, en el interior de São Paulo.