«Lo que más me gustó de los Agustinos Recoletos fue la alegría»