«Tratemos de que los seglares se enamoren de nuestro carisma»

La Provincia San Ezequiel Moreno concluyó en Cebú (Filipinas) su 8º Capítulo provincial con las palabras de ánimo del Prior general en la clausura.

«Que el Señor nos conceda la valentía creativa de San José, para hacer de cada dificultad una oportunidad de superación y de crecimiento». Con estas palabras concluía el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Ángel Hernández, su homilía en la eucaristía de clausura del 8º Capítulo provincial de la Provincia San Ezequiel Moreno. 28 religiosos agustinos recoletos han participado desde el 16 al 27 de mayo del Capítulo, celebrado en Cebú con el lema «Caminamos juntos».

El 8º Capítulo provincial, presidido por el Prior general, ha evaluado la realidad de la Provincia y el trabajo realizado durante los últimos cuatro años. Los responsables de cada área han informado de las acciones llevadas a cabo en cada sección, así como los retos a corto plazo. Asimismo, se ha diseñado el Proyecto de Vida y Misión de la Provincia San Ezequiel Moreno, que marca los pasos que deben dar los religiosos para los próximos cuatro años.

Los religiosos capitulares han elegido también a Bernard Amparado como nuevo prior provincial de la Provincia San Ezequiel Moreno. Le acompañarán cuatro agustinos recoletos que conformarán el Consejo provincial: Kenneth Joseph Onda, Leander Barrot, Anthony Morillo y Rafael Pecson. La elección del consejo provincial fue refrendada en el último día del Capítulo, una vez aprobadas las decisiones finales.

«No temas que yo estoy con vosotros»

En la clausura, el Prior general se centró en las palabras que Dios le dice en sueños a Pablo -«No temas que yo estoy contigo»- para animar a los religiosos de la Provincia San Ezequiel: «¿Por qué no tenemos motivos para temer? Porque somos seguidores de un Dios que hace brotar fuentes en el desierto, el Dios que abre el mar para que atravesemos, el Dios que transforma el agua en vino, multiplica el pan, calma las tempestades, hace correr a los paralíticos, ver a los ciegos y hablar a los mudos… Dios nos dice en esta mañana a los recoletos de la Provincia de San Ezequiel: ‘No temas’, estoy con vosotros».

Miguel Ángel Hernández también invitó a trabajar en la misión compartida con los laicos. «El Papa nos pidió a los Recoletos en el capítulo que pongamos el carisma en mano de los laicos, no por necesidad sino por convicción. La convicción de que no somos propietarios ni dueños de ningún carisma, sino que todo carisma es un don para construir la Iglesia, el pueblo de Dios», dijo. Con esta base, dejó un mensaje firme: «Tratemos de que los seglares se enamoren de nuestro carisma al ver como nosotros lo amamos y dejemos que cada vez tengan más protagonismo en nuestra vida».