«Kimqex ut toxeeril»

En el idioma maya K’iche’ y en castellano, introduciendo la tradición indígena en la celebración, el agustino recoleto Alejandro Juan Vásquez fue ordenado sacerdote en Totonicapán (Guatemala).

Dios le repitió a fray Alejandro Juan Vásquez Puac lo mismo que le dijo Jesús a Pedro -«Ven a verlo»-, aunque en K’iche’: «Kimqex ut toxeeril». Manteniendo su esencia y la de su pueblo, el joven guatemalteco fue ordenado sacerdote el pasado 27 de septiembre en su tierra natal, en la Co-Catedral San Miguel Arcángel, en Totonicapán (Guatemala), en una celebración que mezcló el idioma español con K’iche’, la lengua maya propia de la región. Acompañado por sus familiares y fieles de la parroquia de los Agustinos Recoletos, el agustino recoleto respondió a la llamada de Dios para ser sacerdote.

Alejandro Juan Vásquez, nacido en Totonicapán, recibió el sacramento de la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Mario Alberto Molina Palma, Arzobispo agustino recoleto de Los Altos-Quetzaltenango. Asimismo, el Prior provincial de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria, fray Albeiro Arenas, y religiosos de Colombia, Panamá, Guatemala y República Dominicana concelebraron la eucaristía.

En sus palabras de agradecimiento al concluir la celebración, el nuevo sacerdote comenzó dirigiéndose a los presentes en K’iche’, en especial «a mi querido pueblo de Totonicapán, los que tenemos la cara de Atanasio Tzul» y a todos los provenientes de las comunidades y centros de la parroquia. Recordó su paso por la misión de los Agustinos Recoletos en Bocas del Pauto (Colombia), que le «enseñó qué es la vida religiosa y qué es dar la vida». Concretamente hizo llamar a dos religiosos, Max Vidal Osuna y Valerio Baines, quienes fueron los que encendieron en Alejandro la llama de la vocación. 

Alejandro Juan explicó el significado des estolas de los sacerdote y la casulla que vistió, regalo de sus padres. En las estolas de los sacerdotes estaban representados los símbolos mayas, señal de su origen maya K’iche’. «Mi signo maya habla de lo que significa este sacramento», dijo. Otro de los signos era la representación de San Miguel Arcángel, patrón de su parroquia, y el logotipo de la Orden de Agustinos Recoletos. «Somos varias culturas en una sola, trabajando por ustedes», indicó. «Todo ello nos une en nuestra fe», aseguró.

Previamente, Mons. Mario Alberto Molina en su homilía recordó al nuevo sacerdote que su papel será «dar sentido de vida, motivación espiritual, esperanza confiada y mostrarles la meta del cielo». También le recordó que él mismo entrará en el cielo «si al final de tu vida te encuentra vigilante y responsable».

Alejandro Juan Vázquez conitnuará su ministerio en Bajos de Haina, donde colabora en la parroquia de los Agustinos Recoletos y donde desde ahora ejercerá el sacerdocio.