«El inconformismo está en la esencia de la Recolección»

El Prior general anima a no poner límites al Espíritu Santo y no conformarse, en el mensaje para el día de la Recolección agustiniana 2022. 

En su mensaje con motivo del 434º aniversario de la Recolección agustiniana, el Prior general, Miguel Ángel Hernández, ha invitado a «recordar, reflexionar, agradecer y celebrar» la historia de los Agustinos Recoletos desde el 5 de diciembre de 1588 hasta la actualidad. Este camino recorrido a lo largo de los siglos «nos sigue llamando siempre a abrir surcos y caminos y a roturar tierras para que germine entre nosotros, la novedad de Dios», según indica en el escrito dirigido a toda la familia agustina recoleta.

«La Recolección no puede perder la valentía y la libertad que vivió en sus orígenes». El Prior general ha pedido que, al igual que los primeros religiosos recoletos «fueron capaces de tomar una decisión valiente y de acoger las sorpresas de Dios», «no resistamos al Espíritu Santo». Esta tarea implica, ante todo, una «buenas dosis de docilidad y de sintonía» con el Espíritu para interpretar lo que quiere de cada uno en cada momento. «El carisma está vivo, progresa y crece, y eso es algo que los hombres no podemos detener».

Por otro lado, Miguel Ángel Hernández recuerda los inicios de la Recolección en el seno de los conventos agustinos: «No todos los frailes agustinos estaban contentos con la vida cómoda y rutinaria que se iba extendiendo por la sociedad del siglo XVI y que se estaba infiltrando en los conventos, dando lugar a la acomodación, la relajación en la pobreza, la búsqueda de privilegios y exenciones y el descuido de la oración, lo que hizo que se resintiera bastante el ideal de la vida fraterna. Pero había un grupo de insatisfechos, de inconformistas, que buscaban con ansia la santidad perfecta, que observaban la Regla y las Constituciones con todo rigor, vivían en pobreza extrema, tenían una oración intensa y continua, y eran apóstoles ardientes en la misión».

Por este motivo, invita a ser inconformistas para buscar la perfección en la vocación, en la vida, en la misión… «El inconformismo está en la esencia de la Recolección porque está también en la esencia del Evangelio», asegura. «En medio de una sociedad que busca arrastrarnos con sus ideologías y que quiere imponernos su pensamiento único, los cristianos tenemos la obligación de ser inconformistas», y añade: «El inconformismo evangélico y recoleto es constructivo, se fundamenta en el amor y está llamado a ser profético».

Por último, también ha recordado el 400º aniversario del Primer capítulo general, que se clausurará este 5 de diciembre en Madrid. «Dentro del año del centenario se han celebrado el capítulo general y los cuatro capítulos provinciales. Capítulos que han sido un momento para ejercer la sinodalidad en toda la Orden, un momento de gracia y de paso de Dios por nuestra familia».