Nosotros somos imagen de Dios; no igual, porque es imagen hecha por el Padre mediante el Hijo; no nacida del Padre, como aquélla.

De Trinitate VII, 3, 5.