Nos arrebata el amor a la investigación de la verdad.

De Trinitate I, 5, 8.