Hizo Dios al hombre a su imagen y semejanza en la mente; allí está la imagen de Dios. Por eso, ni por sí misma puede ser comprendida la mente donde resplandece la imagen de Dios.

De symb. ad cat. 1, 2.