Sb 18, 6-9: Con lo que castigaste a los adversarios, nos glorificaste a nosotros, llamándonos a ti.

Hb 11, 1-2. 8-19: Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.

Lc 12, 32-48: Lo mismo vosotros, estad preparados.

Comentarios de san Agustín a las lecturas

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO