La familia agustiniana lanza un comunicado con motivo de la crisis migratoria de Centroamérica

Los agustinos, agustinos recoletos y otras congregaciones de la familia agustiniana han firmado este manifiesto pidiendo a la actuación de los gobiernos ante la situación de crisis

La familia agustiniana de Centroamérica ha alzado la voz contra la crisis migratoria que los países del centro del continente está viviendo. Miles de familias llevan caminando varias semanas para llegar a Estados Unidos. Honduras, Guatemala, México, Panamá y El Salvador han extremado sus medidas de seguridad ante el paso de miles de personas y muchos han sido devueltos ante la negativa de los gobierno de acceso.

Por este motivo, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos agustinos, la Orden de San Agustín, la Orden de Agustinos Recoletos y las Agustinas Hermanas del Amparo han firmado un comunicado en el que piden la actuación de los gobierno, especialmente con los menores y enfermos. Asimismo, la familia agustiniana reconoce y agradece la labor de voluntarios y organizaciones que están trabajando en esto, así como asegura sus oraciones.

COMUNICADO DE LA FAMILIA AGUSTINIANA DE CENTROAMÉRICA CON MOTIVO DE LA CRISIS MIGRATORIA DE NUESTROS PUEBLOS

Los miembros de la familia agustiniana en Centroamérica queremos manifestar públicamente nuestra enorme preocupación ante el angustioso éxodo de los miles de hermanos-as de la caravana migrante que se desplaza hacia el norte, rumbo a EEUU, huyendo de la violencia y la pobreza.

Nuestra vocación nos llama a ser testigos de la misericordia y el amor de Dios en el mundo. Por ello, no podemos en estos momentos permanecer como insensibles espectadores ante un drama humanitario que está dejando en las cunetas del camino a aquellos con los que Jesús mismo se identifica (cf. Mt 25,35). Agustín de Hipona nos interpela en este sentido, con ocasión de la ola migratoria provocada por el saqueo de Roma por los Vándalos el año 410 (cf. Sermón 25; Comentario al Salmo 40). No podemos dejar de “ponernos en los zapatos” de quienes lo están arriesgando todo para dar un futuro a sus hijos, como nos dice el Papa Francisco (Gaudete et Exultate 102).

Denunciamos el desorden mundial por el que circulan libremente los capitales y las mercancías –a menudo encubriendo el perverso tráfico de armas, de drogas y de personas–, mientras los nuevos faraones levantan muros, acusan de delincuentes y amenazan con la fuerza a los empobrecidos. Hacemos un llamado a los organismos internacionales para que su dignidad y sus derechos fundamentales sean protegidos, de un modo especial los migrantes más vulnerables, como los niños y los enfermos. Ellos esperan que unamos nuestras voces para romper las barreras del silencio o la indiferencia que agravan su desamparo y para tender puentes de compasión y solidaridad.

Finalmente, queremos expresar nuestra cercanía fraterna a los voluntarios-as, a las organizaciones sociales, a los grupos religiosos y a los numerosos ciudadanos y familias anónimas que con su generosa acogida están acompañando y protegiendo a los migrantes de la caravana en su “travesía del desierto”. Su ejemplar testimonio dignifica a la comunidad humana. Rezamos por ustedes, pidiendo a María, Ntra. Sra. de la Paz su maternal intercesión. Que Dios los bendiga a todos.

Agustinas Hermanas del Amparo A.H.A

Vicaría de México y Costa Rica O.A.R.

Delegación de Guatemala O.A.R.

Vicariato de Panamá O.S.A.

Delegación de Centroamérica O.S.A.

Suscríbete a nuestra

Newsletter

X