“El Padre Olarte ha sido el maestro de todos los interesados por San Millán de la Cogolla”

El Gobierno de La Rioja (España) y la Fundación San Millán rindieron homenaje al agustino recoleto Juan Bautista Olarte, defensor del monasterio de Agustinos Recoletos como la cuna de la lengua española

La figura del agustino recoleto Juan Bautista Olarte sigue presente en La Rioja (España) ocho meses después de su muerte. El religioso que estudió y defendió el Monasterio de San Millán de la Cogolla como cuna de la lengua española continúa siendo un personaje relevante y recordado. El pasado viernes se le rindió un nuevo homenaje en el Monasterio en el que habitó durante tantos años y al que acudieron personalidades de la región, como el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros.

Fue Ceniceros el que más exaltó la figura del padre Olarte: “Ha sido el maestro de todos los que nos hemos interesado por San Millán”. A él agradeció la celebración del XV centenario del nacimiento de San Millán y los mil años de la lengua española en 1977, “el primer gran acto con el que La Rioja reivindicaba su papel primordial en los orígenes del español”, según indicó. La labor de Olarte, dijo, “marcó el comienzo de una nueva etapa en la vida de este conjunto monástico y en su proceso de patrimonialización, que habría de llevar a su declaración como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco en 1997”.

Uno de los símbolos más conocidos de San Millán es la placa que desde hace más de 40 años puede verse en el monasterio de Yuso y en la que está grabada la glosa del folio 72 del Códice Emilianense 60. Esta placa, que representa las primeras glosas de la lengua castellana, fue reclamación de Juan Bautista Olarte, como recordó Ceniceros. Finalmente, el presidente regional anunció que, con el objetivo de difundir el trabajo del padre Olarte, la Fundación San Millán va a publicar próximamente “el resumen que dejó hecho de cada una de las más de 13.000 unidades archivísticas ubicadas en el archivo de este monasterio”.

Junto al presidente de La Rioja y la vicepresidente de la Fundación San Millán estuvieron el Prior provincial de la Provincia Santo Tomás de Villanueva, Miguel Ángel Hernández, y el agustino recoleto Pedro Merino, prior de la comunidad de Agustinos Recoletos de San Millán de la Cogolla. Además de muchos años compartidos en etapas de formación y trabajo en campos varios, Merino ha sido responsable de la comunidad emilianense en la etapa final de Juan B. Olarte, cuando este necesitaba mayor atención. Emocionado, “relató” el viaje especialmente interior entre San Millán de la Cogolla y Salamanca, para ofrecer lo mejor al agustino recoleto.

Suscríbete a nuestra

Newsletter

X