Los Agustinos Recoletos llegamos a la ciudad de Breves en el año 1940, año en el que se formó la primera comunidad. Desde entonces se han estado llevando a cabo diferentes iniciativas del ámbito social y educativo. En el año 1999, coincidiendo con los 100 años de la presencia de la Orden en Breves, se decidió realizar una obra social y en el año 2000 se comenzó con los trabajos para comenzar esta obra. De esta manera nació lo que actualmente es la Escuela Santa Mónica.

En el año 2006 se inició una campaña en el tiempo de cuaresma a nivel de Brasil con el lema “Levántate y ven para el medio”, y fue a raiz de esta campaña cuando la Orden decidió que la obra educativa tenía que ser destinada a personas que necesitaran una atención diferenciada y personalizada.

La Escuela de Santa Mónica nació como una pequeña guardería de niños carentes y hoy alberga a más de 1200 alumnos también con problemas sociales. La escuela es una obra social importantísima en la ciudad de Breves (Marajó, Brasil) ya que es la mejor escuela con enseñanza de calidad y buenas instalaciones y totalmente gratuita.

En este centro, los niños estudian y reciben alimentación y son conducidos a abrir los horizontes existenciales, para lograr revertir en el futuro la actual decadencia del pueblo marajoara, en cuanto a formación, cultura, etc.  Actualmente cuenta con más de 1200 estudiantes y con un equipo docente de 76 profesores.

Atención personalizada a niños con necesidades especiales

El objetivo de los profesores que atienden a los niños con necesidades especiales de esta escuela es el de complementar las actividades que los niños con necesidades especiales realizan en sus aulas, para de esta manera reforzar su trabajo y e ir eliminando las barreras que puedan encontrar. Desde el centro resaltan que no es n refuerzo escolar y que no es una sustitución a la atención clínica que reciben estos niños, si no que es un complemento que sin lugar a dudas ayuda a estos niños a ser más autónomos en las actividades escolares y fuera de las aulas.