No conoceríamos las tinieblas si estuviésemos siempre a oscuras; pero el conocimiento de la luz nos ayuda a conocer a su contrario.

De duabus animabus 8,10.