Debemos conocer ciertamente nuestra cautividad; después, nuestra liberación; luego, hemos de conocer a Babilonia, donde sufrimos el cautiverio, y suspirar por el retorno a Jerusalén.

Enarrationes in psalmos 64,1