Estaban los hombres cautivos bajo el diablo, pero fueron redimidos de su cautiverio. Pudieron venderse, no pudieron redimirse. Vino el Redentor y pagó el precio: derramó su sangre, compró el orbe de la tierra.

Enarrationes in psalmos 95,5