Si desprecias tu cuerpo, considera el precio con que has sido comprado.

Sermo 82, 13.