La familia agustino recoleta celebra este domingo la Jornada Mundial de los Pobres que ha propuesto el Papa Francisco para este día. Los Agustinos Recoletos comenzarán a trabajar por los pobres de una manera más efectiva con la nueva red solidaria internacional ARCORES

La Iglesia universal celebra este domingo la primera Jornada Mundial de los Pobres, a propuesta del Papa Francisco. El Santo Padre quiere que nos paremos a pensar en esta jornada en los pobres que están a nuestro lado, en aquellos que sufren la indiferencia o la injusticia social y desea que demostramos que son nuestros hermanos.

El Papa Francisco nos invita a “no amar de palabra sino con obras” y añade que el primer objetivo de esta Jornada es “estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad”.

La llamada es movilizarse en una doble dirección: hacia adentro, para cambiar nuestro estilo de vida consumista y hacia afuera para compartir con los pobres a través de acciones de solidaridad concretas.

Según Francisco, es la experiencia de encuentro con el pobre y de hacer por él, la que, repetida, nos lleva a que compartir con los pobres y luchar contra la injusticia social, se convierta en nuestro estilo de vida, como personas y organizaciones.

La solidaridad y el servicio a los pobres es una dimensión consustancial a la familia agustino recoleta, que forma parte de nuestra vida y misión. Por eso, en todos los países y contextos geográficos donde está presente los Agustinos Recoletos, quiere estar atenta a los problemas sociales y dar una respuesta a las personas descartadas de la sociedad: ancianos, a las personas sin acceso a derechos básicos: salud, educación, acceso al agua y a los alimentos, empleo y a la Madre Tierra cuya degradación provoca el sufrimiento especialmente de las personas más vulnerables.

En la actualidad, son más de 300 entidades, programas, servicios, acciones concretas las que se llevan a cabo todas ellas asentadas en tres pilares: están enraizadas en la realidad, son iniciativas con vocación de acompañar a las personas, por tanto, a largo plazo, son sencillas.

El Papa Francisco, en esta Jornada Mundial de los Pobres, nos hace una llamada a las personas consagradas, a las asociaciones, a los movimientos y al amplio mundo del voluntariado a salir de nuestras certezas y comodidades, y a realizar gestos concretos de mayor compromiso.

Nuestra acción concreta en la Jornada Mundial por los Pobres es comprometernos todos los miembros de la familia agustino recoleta, en la puesta en marcha de la red internacional de solidaridad ARCORES y orar juntos porque sea instrumento eficaz para tender la mano a los pobres, encontrarlos, mirarlos a los ojos, abrazarlos, para vivir el encuentro fraterno con ellos y que dé lugar a un compartir que cambie nuestro estilo de vida.

Las realidad extrema de Venezuela, el compromiso con los pobres en Filipinas o la catástrofe natural en México han hecho que ARCORES comience a trabajar antes incluso de su presentación. Toda la familia agustino tiene el compromiso de aunar sus esfuerzos, compartir los recursos y experiencias, para estar presentes entre los pobres con presencias pobres y denunciar las injusticias sociales. Y así hacer un mundo más justo, sin personas marginadas en la sociedad.