La Orden de Agustinos Recoletos, en su labor misionera y evangelizadora, se encarga de la Parroquia de San Miguel Arcángel en Totonicapán (Guatemala), declarada en el año 1998 co-catedral, compartiendo así la sede episcopal con la catedral del Espíritu Santo, de Quetzaltenango.

Esta parroquia abarca todo el municipio de Totonicapán, la capital municipal, y sus habitantes son la mayoría “quiché” (las personas que pertenecen al centro de Guatemala). La ciudad de Totonicapán es conocida como la tierra de las manzanas, de los pinos, los duraznos y del frío.

Desde 1958, la OAR presente en Totonicapán

Fue en el año 1958 cuando los Agustinos Recoletos asumieron el “pastoreo” de esta parroquia y desde entonces, la labor evangelizadora y misionera de la Orden con la gente de Totonicapán ha sido incansable. En la actualida es una parroquia conocida como una de las parroquias más organizadas a nivel pastoral, con una magnífica labor de los religiosos y una gran cantidad de laicos comprometidos.

El trabajo realizado en esta parroquia es fortalecedor de la fe y muy enriquecedor al compartir la fe con los cristianos de aquí que día a día manifiestan su amor a Jesucristo y su devoción a San Miguel Arcángel.

La labor evangelizadora es llevada a cabo con el trabajo y compromiso de los hermanos y hermanas que forman parte de los movimientos y pastorales. En las 57 comunidades que forman parte de la parroquia se hace sentir el compromiso de los hermanos que forman parte de los movimientos y pastorales.

Movimientos de laicos comprometidos

A lo largo de estos años la presencia de la actividad de los laicos ha ido creciendo dando como fruto la formación de varios grupos que pertecenen a diferentes realidades de la Iglesia Católica como Acción Católica, la Renovación Carismática Católica, el Movimiento Familiar Cristiano, el Movimiento JAR y el Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Todos ellos colaborando estrechamente con los párrocos y la comunidad recoleta, para llevar a cabo la labor evangelizadora y formativa.

Las Pastorales, labor fundamental

Además de estos movimientos la labor de las pastorales diocesanas son muy importantes como es el la Pastoral Indígena que tiene como objetivo fundamental ayudar en la inculturación del Evangelio, debido a que en esta zona el 98% de habitantes son indígenas. La Pastoral de Liturgia tiene como objetivo hacer que los hermanos participen activamente en todas las acciones litúrgicas de la parroquia.

La Pastoral de Bautismo tiene como fin la formación de los padres de los niños que van a ser bautizados, así como a los que forman parte del proceso de catecumenado, la Pastoral Infantil es la responsable de la formación, dividida en tres etapas, de los niños para la recibir el sacramento de la Comunión (anualmente reciben la Primera Comunión unos 1,300 niños) y la Pastoral de Confirmación es la que prepara a los jóvenes para que reciban el sacramento de la Confirmación (anualmente reciben la Confirmación unos 1,200 jóvenes).

La Pastoral de la Salud se encarga de formar a los animadores de la salud y al fortalecimiento de la Clínica Parroquial, para dar un mejor servicio a los que necesiten ayuda en el ámbito de la salud. No menos importante está la Pastoral de Medios de Comunicación tiene como cometido formar a los que sirven en el Canal Parroquial con el fin de dar a conocer el Evangelio y lo que hace la parroquia para ello.

La Pastoral de Enfermos está formada por feligreses que visitan a los enfermos para orar con ellos y darles ánimos, así como también para avisar a los sacerdotes de los hermanos que necesitan la unción, ya sea en las casas, en el hospital o en las diferentes clínicas.

La Pastoral de Formación tiene como objetivo la preparación y formación de los feligreses que van a las comunidades a impartir los temas de formación que se dan desde la Parroquia, y la Pastoral juvenil reúne a los jóvenes de los diferentes movimientos y comunidades: JAC, RCCJ, JAR, MFCJ…, con el objetivo de llevar a los jóvenes por los caminos de Cristo.

La Pastoral de Coros se encarga de la formación y animación de los 276 coros con los que cuenta la parroquia, la Pastoral de la Mujer organiza, forma, capacita, asesora y coordina a mujeres para que mejoren su calidad de vida de forma integral, basada en el respeto y promoción de la dignidad humana.

La Pastoral Vocacional dirige y organiza las actividades de promoción vocacional en la parroquia, dando seguimiento de cerca al grupo vocacional (en este momento, 23 hermanos forman parte del grupo vocacional) y la Pastoral de Ministros forma y anima a los ministros extraordinarios de la comunión.

La Pastoral de Acólitos prepara, dirige y coordina a los acólitos (actualmente hay unos 250 acólitos en la parroquia), la Pastoral Matrimonial y familiar es la encargada de la preparación de las parejas que van a recibir el sacramento del matrimonio (anualmente se celebran unos 180 matrimonios en la parroquia) y acompañar a las familias, la Pastoral de Acogida y Orden da la bienvenida, acoge y ordena a los hermanos en las distintas actividades parroquiales y la Pastoral Social, dirige y organiza los proyectos y actividades que se realizan para ayudar a los más necesitados.

Legión de María

Otra labor muy importante es la que realizan la Legión de María, las diferentes sociedades, hermandades y fraternidades que hay en la parroquia, las cuales se encargan de organizar las diferentes actividades que se desarrollan a lo largo del año: son 12 Sociedades, 2 Hermandades y dos Fraternidades: Agustino Recoleta y Franciscana.

Las actividades realizadas en la parroquia son muy concurridas ya que el pueblo de Totonicapán es un pueblo muy creyente. De todas estas actividades cabe destacar la Fiesta patronal en honor a San Miguel Arcángel, Viacrucis del Viernes Santo, Procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo, la Procesión del Cristo Resucitado, el domingo de Resurrección, el Concierto Católico, la Feria Católica, la Fiesta de san Agustín y el Festival Vocacional, que reúnen a numerosos feligreses.