Amadeo, 18 de agosto

A las 6:30 horas, salía del campus del colegio en la bahía de Cañacao, una caravana de más de 20 vehículos que, tras recorrer durante dos horas las calles bulliciosas de Noveleta, Rosario y General Trías, culminó su recorrido en las proximidades del centro de Amadeo.

Procedentes de los diferentes barrios, esperaban varios grupos folclóricos, todos vestidos con la elegante y colorida indumentaria típica, y en seguida comenzó lo que se denomina “karakol”, la tradicional procesión de danzantes camino de la iglesia parroquial.

El Ayuntamiento había declarado el día festivo, y los espectadores alineados en las calles se contaban por millares. Ya en la parroquia hubo discursos del párroco y del alcalde de la localidad, que se congratularon por haber sido elegido Amadeo como lugar de presentación de un evento de alcance provincial.

A continuación, fray Emilio Quilatan, agustino recoleto y caviteño, trazó a grandes rasgos la historia de la fundación de la parroquia de Amadeo, a iniciativa de los agustinos recoletos, por real orden del 1 de mayo de 1884. Después llegó la eucaristía, que presidió el obispo de Imus, Reynaldo Evangelista, acompañado por más de 30 sacerdotes, diocesanos la mitad de ellos.

Terminada la misa, el prior provincial, fray Lauro Lárlar, agradeció a la diócesis la confianza en los recoletos y el permitirles seguir trabajando, pidió a los fieles que rogaran para que los religiosos perseveren en la fidelidad a su misión y consagración, y dio lectura del documento oficial por el que se abría la celebración conjunta del cuarto centenario y las bodas de oro.

Nuevo sello oficial de la parroquia

En este mismo acto fue también presentado el nuevo sello oficial de la parroquia de Amadeo, que, en reconocimiento a la labor de los frailes recoletos, incorpora los símbolos más representativos de su escudo: el libro y el corazón atravesado por una flecha.

Para terminar, los agustinos recoletos obsequiaron a la parroquia una copia facsímil del decreto de fundación, así como sendas fotografías de los dos recoletos párrocos de Amadeo en aquellos comprometidos años, entre 1886 y 1896.

Evangelización continua

El año conmemorativo había sido anunciado por el prior provincial de Filipinas que en una carta en el mes de  marzo había fijado lema y tema: “Recoletos de Cavite: 400 años de Evangelización Continua”.

El objetivo era dar gracias a Dios por la misión de la Orden en Cavite, así como tomar conciencia del trabajo de los recoletos en este importante centro, en torno a lo que históricamente ha sido el puerto de Manila.

Además, se pretende promover el conocimiento y la devoción de los varios santos agustinos recoletos que han trabajado en esta porción del Rebaño del Señor, especialmente san Ezequiel Moreno y el Siervo de Dios fray Mariano Gazpio.

Actividades programadas

Entre las actividades programadas para los dos años de preparación (2014-2016) y el de la celebración propiamente tal (2016-2017), están previstas conferencias y simposiums sobre el tema, concursos de composiciones musicales y logotipos, edición de sellos y folletos, erección de placas conmemorativas, procesiones y actos litúrgicos.

San Ezequiel Moreno

Se quiere que el protagonista de los fastos sea san Ezequiel Moreno, que de 1876 a 1879 fue párroco en la localidad próxima de Las Piñas. Ya a finales de junio, en la etapa de ambientación para el centenario, su reliquia y estatua habían recorrido durante nueve días, además del Ayuntamiento, las parroquias y capillas de la ciudad de Cavite. En todos aquellos lugares se había celebrado la eucaristía y el sacramento de la unción de los enfermos.

Como fecha de presentación se había escogido la del 18 de agosto, víspera de la fiesta del Santo, para que al día siguiente toda la familia agustiniana pudiera participar en Las Piñas en la misa inaugural del Santuario de San Ezequiel y el anexo museo sobre el Santo. Uno y otro monumentos han sido construidos por la Fundación Villar, que tiene su sede en Las Piñas.

Y en este mismo contexto se inscriben otros actos que tendrán lugar próximamente, como la placa conmemorativa que la Comisión Nacional de Historia tiene ya decidido colocar delante de la catedral de Puerto Princesa, en el punto exacto donde san Ezequiel celebró la eucaristía de fundación de la ciudad, el domingo 10 de marzo de 1872.

Efemérides

En 1616, cuando sólo llevaban 10 años en Filipinas, los agustinos recoletos fundan convento en Cavite, puerto de Manila. Están a punto de cumplirse los 400 años, y de aquella etapa antigua sólo se conserva hoy la torre campanario de Santa Mónica, que data de 1619 y aún se yergue como mástil en medio de un mar de chabolas.

A finales del siglo XIX y primera mitad del XX, los agustinos recoletos administraron pastoralmente varios pueblos de esta provincia, colindante con Manila, entre ellos Amadeo. Es en esta segunda etapa cuando en Cavite canta su primera misa, en 1922, fray Mariano Gazpio (1899-1989), que luego será famoso misionero en China y morirá en olor de santidad. 

Y, en una tercera etapa, la Orden vuelve a instalarse en la ciudad portuaria, esta vez con un colegio dedicado a San Sebastián, en el año 1966. Pronto se cumplirán 50 años de su inauguración.