Dulce Madre: himno a Nuestra Madre de la Consolación

El agustino recoleto José Manuel González Durán ha puesto música, dentro de la colección ‘Alabanza eterna’, al himno de laudes de Nuestra Madre de la Consolación.

«Dulce Madre» es el título de la canción dedicada a Nuestra Madre de la Consolación, compuesta por el cantautor agustino recoleto José Manuel González Durán. El religioso ha musicalizado el  himno de laudes que se dedica a la Virgen de la Consolación en su día -4 de septiembre- en la liturgia agustiniana de las horas. La canción es el sexto tema de la colección Alabanza eterna, que recoge canciones e himnos dedicados a los santos, beatos y festividades de la familia agustiniana.

Todas las músicas han sido creadas por José Manuel González Durán, con el arreglo musical de Andrés Tejero. El proyecto Alabanza eterna es una iniciativa conjunta de la Oficina de Comunicación y el Secretariado General de Espiritualidad y Formación de la Orden de Agustinos Recoletos.

Descargar partitura en PDF

Letra

Dulce Madre del consuelo,
dulce Madre del amor,
oye, oh, Virgen, desde el cielo
la plegaria del dolor.

Como herida la paloma
busca ansiosa el blando nido,
el corazón dolorido
vuela a tu seno a llorar.

Tú sola entiendes, oh, Madre,
sus quejas y su quebranto.
Tú sola secas su llanto,
tú sola ves su penar.

¡Oh, qué dulce es, Virgen pura,
en las tormentas del alma,
hallar la perdida calma
tu semblante al descubrir!

¡Oh, qué dulce es de la vida
en el triste desconsuelo
alzar los ojos al cielo
y contigo sonreír!

Eres tú, Virgen bendita,
fuente de eterna alegría,
Madre de Dios, Madre mía,
santo emblema del dolor.

Rico panal que labraron
los ángeles en el cielo,
dulce Madre del consuelo,
dulce Madre del amor.